Trámites para un entierro

A la hora de enfrentarse a este delicado momento, no todas las familias conocen qué trámites para el entierro deben hacer en el plano legal-administrativo.

Por el contrario, son muchas las que necesitan asistencia profesional por parte de especialistas en servicios funerarios. Los trámites para un entierro pueden complicarse si no se realizan correctamente, también en el plano técnico.

Por supuesto, los allegados y familiares de los difuntos tienen otras cosas en qué pensar que en trámites burocráticos. Toda la tramitación debe ser realizada por los especialistas de la empresa encargada de las exequias.

Trámites para un entierro

Comprobar si existe seguro de decesos

Antes de nada, es importante saber si la persona fallecida había suscrito un seguro de decesos. En este caso, los miembros de nuestro equipo de Funeraria Zaragoza se pondrían en contacto con la compañía aseguradora.

Si no se dispusiese del seguro de decesos, la empresa funeraria habrá de hacerse cargo de toda la tramitación. Aquí es donde entramos nosotros, un grupo coordinado para llevar a cabo el proceso de modo óptimo, según los deseos de allegados y familiares, aligerando las partes burocráticas y optimizando la personalización para que la ceremonia esté a la altura de lo esperado.

Trámites que hay que realizar para un entierro

Para llevar a cabo el entierro debemos realizar una serie de papeleos necesarios de cara a la Administración:

Conseguir Certificado Médico de Defunción

Gracias a este certificado, se inscribe el fallecimiento y consta como tal.

El certificado puede expedirlo cualquier médico, siempre que esté dotado para saber con certeza si la persona está fallecida.
Se trata de un documento de carácter oficial que se precisa para inscribir la defunción en Registro Civil. Hay veces en que el certificado médico de defunción no es necesario, siendo el caso cuando haya sentencias judiciales que hayan confirmado el fallecimiento.

Para solicitar el Certificado Médico de Defunción, los allegados al fallecido deberán presentar el DNI del finado o cualquier otro documento oficial que le identifique.

Inscripción en el Registro Civil

Cuando se obtiene el Certificado Médico de Defunción, se lleva a cabo la inscripción en el Registro Civil. Frecuentemente, la declaración se lleva a cabo ante el Registro Civil de la localidad en donde haya fallecido la persona.

Deberá aportarse el citado Certificado Médico de Defunción o, bien, una orden judicial. La inscripción en el Registro Civil debe producirse dentro de las 24 horas siguientes al fallecimiento.

Hay que tener en cuenta que sin este paso, no se obtendrán los permisos necesarios para realizar el entierro. Una vez ha sido realizada la inscripción en el Registro Civil, puede darse de baja al fallecido en el Padrón Municipal.
Excepciones

  • La inscripción del fallecimiento se realizará en el Registro del municipio en donde se halle el cadáver, en el caso de que se desconozca dónde ha muerto la persona.
  • Otra de las excepciones puede darse en los fallecimientos en viajes. En este caso, valdrá el Registro del emplazamiento en donde se enterrará el cuerpo, o bien el Registro del municipio de primera llegada de cuerpo.
  • La tercera excepción alude a sucesos relacionados con catástrofes: naufragios o accidentes de aviación. En estos casos, el correspondiente Registro se realizarán en donde se ejecuten las primeras diligencias. En el caso de que no hubiera diligencias, será el lugar del accidente el que determinará la competencia.


Obtención de la licencia de cremación o inhumación

Esta licencia se consigue cuando se haya llevado a cabo la inscripción de la defunción. Podrá, así, solicitarse la inhumación o incineración.

Traslado del cuerpo al crematorio o cementerio

Son las empresas funerarias las encargadas de realizar el traslado, además de proporcionar todos los servicios complementarios.

Los servicios especiales y estándar están a su disposición en velatorios, ceremonias laicas, religiosas… eventos que podrán personalizarse hasta en el último de los detalles.
Otra de la asistencia es la tanatopraxia, preparación estética del cadáver para el velatorio o para ser expuesto en ataúd abierto.

Entierro o incineración

Se trata de una incineración o de una inhumación (enterramiento bajo tierra), habrá que presentar el Certificado Médico de Defunción, la licencia de enterramiento y la inscripción del fallecimiento en el Registro Civil.

Sin embargo, en el caso de la cremación, ha de presentare un documento de últimas voluntades en el que conste el deseo de la persona de ser incinerada cuando muera.

En el caso de no existir este documento, los familiares tendrán que comunicar la decisión al médico que se encargue de expedir el Certificado de Defunción. El facultativo hará que conste esta petición en el propio Certificado.

Aunque no se trate propiamente de requisitos administrativos, otro de los puntos que deben tener presentes los familiares, es la elección de la lápida, del arca, columbario, urna cineraria… Respecto a qué producto se ajusta mejor a sus necesidades, también es información a proporcionar por especialistas.

Los profesionales sabrán qué presupuestos son lo bastante amplios como para cubrir algunas pretensiones: por ejemplo, placas conmemorativas con esculturas o con ornamentos delicados.

Ya que las lápidas son casi siempre utilizadas (en nichos y tumbas), es imprescindible que la empresa de servicios fúnebres presente un catálogo amplio y versátil.

La lápida será un elemento que tendrá que desafiar el tiempo… y también la lluvia, los bruscos choques térmicos, el continuo contacto con rayos ultravioleta.

En cuanto a la elección de la lápida, el mármol es de los materiales más hermosos y delicados, pero para muchos especialistas y familiares es preferible el granito por su resistencia y, también, por la variedad decorativa que ofrece.

Los pasos burocráticos para llevar a cabo un entierro o cremación, se aligerarán enormemente si son ejecutados por profesionales especializados.

Cuente con nuestros profesionales de Funeraria Zaragoza que, no solamente conocen todas las fases del proceso, sino las incidencias y contratiempos que pueden presentarse en el transcurso y que será rápidamente solventadas.

Ante momentos tan complejos, solo un grupo de especialistas podrá ayudarle de verdad. Déjese asistir por un equipo coordinado que realizará la ceremonia según sus gustos, atendiendo tanto cuestiones técnicas y formales, como ornamentales y espirituales.

Para tomar los datos que necesite, ponemos a su disposición un formulario de CONTACTO. Por supuesto, también podrán comunicarse directamente por teléfono, lo que es frecuente en estos casos, sobre todo cuando se necesitan servicios urgentes 24 horas.

INFORMACIÓN Y CONSULTAS